Canal RSS

Archivo mensual: octubre 2014

PARÉNTESIS

Publicado en
PARÉNTESIS

Hoy me encuentro en una terrible disyuntiva. Tengo cocinada una entrada amable, en la tónica que está tomando este blog que empecé un poco por probar: reflexiones que nacen de vivencias sencillas, con la única pretensión de coger práctica en esto de escribir, sin buscar nada más. Pero la voy a dejar para la próxima semana porque, en mi eterna lucha por tratar de llevar una vida mínimamente coherente, recordando mi primer post dije que alguna vez hablaría de política, y la verdad es que no me estoy mojando nada de nada. Sinceramente, no es por falta de ganas pero es que, cuanto más leo, cuanto más escucho, menos entiendo. Por lo tanto, me da miedo opinar, porque llega un momento en que ya no sé qué pensar.

Con el bombardeo al que nos someten en los medios de comunicación siento que es una especie de barrenamiento sistemático de todo. Según qué cadena pones el ataque a unos y otros es siempre lo mismo pero no veo ideas que realmente den luz y esperanza. Sólo quejas y excusas (en un acto de rebeldía sin precedentes, me niego a reproducir el sin fin de frases hechas que todos ya nos sabemos y que escuchamos y utilizamos en nuestras charlas cotidianas hasta la saciedad).

Que sí, que tenemos motivos más que de sobras para la queja, para el cabreo y para la rabia, pero me parece que todo se queda en eso, en una pataleta momentánea y luego cada uno para su casa y a seguir con nuestras vidas: los que tienen trabajo a conservar lo que tienen, sean las condiciones que sean, y los que no, a buscarnos otras faenas que nos hagan creer que no estamos en esta vida solo de paso. Porque los que de verdad lo están pasando mal, los que de verdad sufren, los que de verdad tienen motivos fundados y reales para quejarse, bastante tienen con sobrevivir.

Sinceramente, con los continuos casos de corrupción que están saliendo y la pertinaz postura del gobierno de no dar la cara (porque la moda que puso JuanCar de salir a pedir perdón con carita de pena no me digáis que no suena a pitorreo puro y duro, vamos), claro que da la sensación de que lo único que se hace es ocultar la porquería debajo de la alfombra. Y ante esto, los ciudadanos tendríamos que unirnos en una gran marea multicolor y salir a la calle para decirles que ya está bien, que basta ya, pero nada… Creo que las últimas escaramuzas de unos pocos, los más valientes, los más rebeldes, convocando marchas, rodeando el congreso, fueron el pasado invierno ¿Y para qué? Para nada… Estamos cansados, aletargados…  las redes sociales son esos cuidados paliativos de una sociedad cada vez en estado moral más terminal (y cuando digo moral me refiero tanto al estado anímico como a la ética, los valores). Siendo optimista, me da por pensar que no es eso, que estamos en un momento de tregua con la esperanza puesta en ese nuevo partido político nacido de las, ya históricas, acampadas en las plazas cuyo líder tiene nombre de, también histórico, socialista (tienen guasa sus padres). Pues me gustaría pensar que sí, que sus intenciones son todo lo buenas que dice y trato de mirarle a los ojos cuando le entrevistan, buscando esa sinceridad, esa honestidad tan añorada en política, pero es que estamos tan escarmentados… y tan impacientes…

Estos últimos días estoy pensando que, en realidad, la vida tiene que ser esto: Una eterna lucha entre lo que pensamos y lo que luego hacemos. Que siempre ha habido clases y crisis y que el género humano nunca aprende de los errores. Al parecer, la Historia así nos lo cuenta: a pesar de la evolución, seguimos tropezando en las mismas piedras una y otra vez y la Justicia, los derechos humanos fundamentales y universales, sólo son una utopía que, sin embargo, es el motor para que el mundo siga girando.

Genial Quino

Genial Quino

Anuncios

EN EL DIA INTERNACIONAL DE LA BIBLIOTECA

Publicado en
EN EL DIA INTERNACIONAL DE LA BIBLIOTECA

La otra mañana acabé, por casualidad, en la biblioteca de mi barrio. Hacía tiempo que no me pasaba por allí y, la verdad, no sé por qué no lo hago más a menudo. Hace unos años, cuando los chicos eran más pequeños, muchas tardes íbamos a buscar libros y siempre acabábamos pasando un buen rato.

Las tardes, sobre todo en la zona de niños, suelen ser bastante más movidas y ruidosas que las mañanas. Es otro ambiente. Por la mañana es distinto. Gente joven en la zona de estudio, seguramente preparando oposiciones, y gente mayor en los ordenadores y la zona de prensa. Un anciano se acerca al mostrador para renovar el libro que lleva dándose cuenta que se ha dejado el carnet: “Malditos olvidos” -masculla mientras la bibliotecaria le hace la gestión sin darle mayor importancia.

Llama mi atención un expositor giratorio con películas de cine que muestran un rótulo de “novedades”. Pues sí. Encuentro Agosto y Nebraska que me suenan del invierno pasado más o menos y que no llegué a ver. Las cojo comenzando a entusiasmarme. Otro expositor con las sugerencias que los bibliotecarios han estimado me espera, saltándome a las manos el último libro de Anna Gavalda, Billie. Rápidamente lo atrapo como si la biblioteca fuera un gran almacén en su primer día de rebajas… Relájate Juliette, eres la única que está buscando libros en este momento. El resto de personas que están en la sala ojean, tranquilamente sentados, la prensa sin inmutarse. Anna Gavalda me la recomendó un día de verano una bibliotecaria de verdad, de las que se toma con pasión su trabajo y, cuando te ve con algún libro en la mano, te para y se atreve a sugerirte otra lectura que quizás no conozcas. Recuerdo gratamente la lectura de La sal de la vida y los relatos de Quisiera que alguien me esperara en algún lugar.

Paseo por las estanterías sin buscar nada en especial. Para no tener previsto venir a la biblioteca y, con el escaso tiempo que me queda para dedicarme a los placeres de la lectura y el cine, ya voy bien servida. Descubro que las estanterías anteriormente dedicadas a literatura juvenil ahora son de literatura fantástica. Me gusta que los entornos vayan cambiando, que se adapten al público, que estén al servicio de las personas. Sigo descubriendo que los libros juveniles están mezclados con el resto. Sólo se diferencian en que en el lomo llevan una pegatina con un dibujito que indica el género. Las ilustraciones son obra de Alberto Gamón creadas para darle un aire diferente y especial a la biblioteca para jóvenes Cubit. Me gusta que hayan tomado la idea en el resto de bibliotecas públicas de nuestra ciudad pero me gusta mucho más que los libros vivan mezclados, como las personas.

Cuando ya me dispongo a marcharme más contenta que si me hubiera comprado un vestido de Carolina Herrera ultra-hiper-mega-rebajado, me fijo en otro mostrador con más libros fuera de sus estanterías como diciendo léeme. Repaso los títulos y ¡albricias! me encuentro con La librería, el libro que Rafael le presta a María antes de cerrar la nunca abierta librería de sus sueños en El refugio de las golondrinas. ¡Mío, mío, mío! Definitivamente, bajo las escaleras de la biblioteca con mis cuatro préstamos más feliz que una perdiz. Ahora, sólo me queda decidir por cual empiezo.

IMG_2408052902211777

AMIGAS DEL ALMA

Publicado en
AMIGAS DEL ALMA

L acaba de conocer a su alma gemela de Suecia a través de una carta y está super ilusionada. Entre las muchas cosas buenas que tiene este colegio es que, para fomentar el bilingüismo, proporcionan a los alumnos contactos para que practiquen el idioma a través de las cartas. Me parece fantástico. Por supuesto, por el idioma, pero también porque ayudan a que no se pierda una forma de comunicación absolutamente maravillosa. La carta permite meditar primero lo que vas a poner, hacer una pequeña reflexión o repaso de tu vida en ese momento, para contársela a la otra persona. Dependiendo del grado de confianza que tengan, llegarán a contarse unas cosas u otras y, si mantienen el contacto durante un tiempo, esa distancia que propicia el tener que comunicarse por carta dará lugar a desnudar un poco el alma de cada una. No sé si llegarán a conocerse personalmente pero, desde luego, será una buena manera de conocerse a sí mismas.

Y es lo que tienen las almas gemelas que, aunque te veas de tiempo en tiempo y cada vez menos, cuando te encuentras es como si siguierais juntas toda la vida. Tienes gustos comunes que te gusta compartir, lecturas, música, programas de radio… Aficiones que admirar la una de la otra. Padres, hijos, pareja… que forman parte de su vida y, un poquito también, de la tuya. Amigos en común de los que os ponéis al día. Paisajes, lugares, sentimientos, miedos, preocupaciones…

Mis almas gemelas de la adolescencia están lejos, no mucho pero si lo suficiente para que casi no tengamos ocasiones para vernos. El teléfono y el whatsapp nos mantiene en contacto. Con una de ellas estuve dos ratitos hace unos pocos días y, como siempre, estuvimos ¡tan a gusto!

Mis almas gemelas de la madurez las tengo muy cerca y la excusa perfecta es sentarnos a tomar un café o salir a dar un paseo para seguir compartiendo momentos, risas y confidencias. Porque las almas gemelas se acaban convirtiendo en Amigas del Alma.

Con una de mis Amigas del Alma, tomando un cafecito mañanero.

Con una de mis Amigas del Alma, tomando un cafecito mañanero.

 

SER SENCILLO TE HACE GRANDE

Publicado en
SER SENCILLO TE HACE GRANDE

Hace unos años Cáritas lanzó su campaña de concienciación “Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”. No es sólo una invitación a compartir con los que más lo necesitan, es mucho más, es toda una declaración de intenciones, un estilo de vida. Hasta entonces, creo que no había reparado en una palabra tan grande, hasta el punto de que ese término continuamente se asoma por mis pensamientos. Muchas de las opiniones que escucho, muchísimas de las noticias que leo, el hilo de mis pensamientos siempre acaba en la misma conclusión: vivir con sencillez. Esa es la clave.

Hace unos años me parecía inconcebible aprovechar para salir estos días pilaristas de vacaciones a otros lugares. No podía perderme ese ambiente de fiesta, imagen de una ciudad cálida, simpática y acogedora pero, visto lo visto, cada vez entiendo más a los que aprovechan estos días para escaparse fuera de nuestra ciudad.

El otro día, gran parte de los oyentes que se decidieron a intervenir en el espacio de Estudio de Guardia de Radio Zaragoza era para protestar o defender a los peñistas en éstas y pasadas Fiestas del Pilar. Yo estaba de acuerdo con los que los defendían, cuando decían que las Peñas son el alma de la fiesta y que la alegría que transmiten en todos los actos contagian al resto del personal, pero también estoy de acuerdo con los que decían que los excesos de alcohol con los que se empeñan en exhibir sus ganas de divertirse consiguen que empecemos a cansarnos y nos dé por generalizar que los peñistas son todos unos marranos y unos maleducados. Juanjo y David, con ese ánimo conciliador que les caracteriza, no paraban de pedir que dieran soluciones y, las más drásticas, supongo que aderezadas de una gran dosis de impotencia, sólo encontraban la prohibición como forma de atajar el problema: Prohibir la formación de peñas, prohibir la venta de alcohol…

¿Y la educación? ¿Y la actitud? ¿Y el ejemplo? Igual os parece ciencia-ficción pero, sinceramente, me hubiera gustado escuchar en el balcón del ayuntamiento unas palabras por parte del pregonero invitando a todos, peñistas, zaragozanos, visitantes, a vivir unas fiestas alegres pero sin excesos, vivir la fiestas con SENCILLEZ… Repitiéndolo hasta acallar los vítores y gritos de abajo. Puedo imaginar el efecto de esas pocas palabras: toda la plaza en silencio, masticando lo que se acababa de escuchar por los altavoces y haciendo una pequeña reflexión de lo que eso significa para, acto seguido, alguien gritar “yo me apunto”… ” y yo”…. “yo también”… al más puro estilo de la clase del profesor Keating en el Club de los Poetas Muertos. Lo dicho: ciencia-ficción, utopía, sueños…

 

UN HOMENAJE, UN SUEÑO.

Publicado en
UN HOMENAJE, UN SUEÑO.

Estas últimas semanas he llegado a la conclusión de que me encuentro en un momento muy zen. No sé si es cuestión de actitud o que me estoy haciendo mayor…  o que por primera vez en mucho, mucho tiempo, no vivo corriendo, con lo cual sospecho que eso influye también bastante. Y confieso que me está gustando, la verdad.

Hace una semana conocí la noticia de que este pasado lunes se realizaba el primer concierto homenaje de la Fundación José Antonio Labordeta. El evento tuvo que cambiar de lugar debido a la masiva demanda de invitaciones que se produjo nada más sacarlas en taquilla. Normal, Labordeta es querido y recordado en esta tierra como nadie y todo homenaje es poco para tener presente su amplio legado. El viernes por la mañana me enteré que volvían a repartir invitaciones, esta vez en la Sala Multiusos del Auditorio y, como el paseo desde mi casa, por el Parque del homenajeado, me encanta allá que me fui por caminar un rato (momento zen 1) y, si la fila no era muy larga, probar a conseguir alguna entrada. En poco rato ya tenía las entradas en mi bolsillo, no sin antes haber charlado un ratillo con los abueletes de la fila que, inevitablemente, me recordaron un montón a mi padre. Si él viviera fácilmente habría hecho la misma fila. Toda una cadena de recuerdos: Labordeta, además de por muchas otras cosas, permanecerá en mi memoria porque escasamente con un mes de diferencia se marchó precediendo a mi padre. Pequeños detalles les unían: misma generación, el origen rural, ese inconformismo declarado, el gusto por las cosas sencillas, de la tierra, las coplas… cada uno a su manera. Mi madre me contaba que ellos tuvieron la suerte de asistir a un homenaje en vida que se le hizo unos meses antes de que ambos comenzaran a padecer los peores síntomas de la enfermedad que se los llevó.

El concierto fue sorprendente y emotivo. Sorprendente porque descubrí canciones que no conocía, como Sueños del poeta Pablo Guerrero. Escuchándola (momento zen 2) supe que quería escribir este post aunque solo fuera por compartir con quien me lea las palabras de este sencillo (pero que lo dice todo) poema hecho canción:

Los sueños vuelan alto como pájaros
Los sueños ven la tierra desde arriba
Los sueños tienen ojos transparentes
Los sueños iluminan, los sueños iluminan.
Los sueños son posibles, los sueños son posibles, los sueños son… posibles.
Tus sueños descienden como lluvia
Tus sueños acuden si los llamas
Tus sueños viven más que tu vida
Tus sueños se instalan en tu casa, se instalan en tu casa
Tus sueños son posibles, tus sueños son posibles, tus sueños son… posibles.
Los sueños están en los bolsillos
de los trajes usados y los besos
los sueños eligen las miradas
que en el futuro van a ser verdades, van a ser verdades.
Los sueños son posibles, los sueños son posibles, los sueños son… posibles.
Tus sueños son posibles, tus sueños son posibles, tus sueños son… posibles.
 

A Silvia Pérez Cruz, cantando Gallo Negro, Gallo Rojo de Sánchez Ferlosio,  ya la conocí cuando cantaba con Las Migas y, desde entonces, cuando suena por la radio o YouTube, paro a escucharla, no lo puedo evitar. Nunca la había escuchado en directo… Uno de los grandes momentos hipnóticos de la noche.

A pesar del gran número de artistas que participaron en el homenaje, tampoco voy a hablar de todos y, lo siento, nunca me ha gustado ser sexista, pero por sensibilidad y rasmia, mucha rasmia, fueron las mujeres las que ganaron por goleada a los chicos en este partido. Ya en la parte más emotiva, no puedo dejar de contaros como Beatriz Bernad (acompañada a la guitarra por el músico argentino Alberto Gambino) hizo una versión de A varear la oliva, del propio Labordeta, que puso los pelos de punta a más de uno, a mi la primera. Por favor, que alguien cuelgue en YouTube la grabación de Beatriz porque un momento tan mágico como ese es necesario que se comparta con mucha más gente. María José Hernández (y al piano Sergio Marqueta) nos regalaron dos canciones del Abuelo: Guárdate y La Vieja (momento zen 3). María José podía permitirse el lujo de cantar dos (o las que quisiera) en este homenaje, acaba de recuperar en su nuevo disco Las Uvas Dulces aquellas canciones menos emblemáticas pero genuinamente auténticas del cantautor. Y por último Carmen, nuestra Carmen, la París, con una Albada a voz y percusión, como Juan Palomo, que nos dejó con esa lagrimilla que todos sabíamos que tarde o temprano iba a hacer acto de presencia en cualquier momento.

Siempre te recuerdo Viejo…

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.