Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Estudio de Guardia

DE JUEGOS, LIBROS, PELIS Y PARQUES

Publicado en
DE JUEGOS, LIBROS, PELIS Y PARQUES

Siempre hay un momento en que los niños manifiestan sus sueños de mayores, sobre todo a través de los juegos. Maestras, peluqueros, médicos, astronautas, granjeros, bomberas, policías… Para eso las cajas de Playmobil son una auténtica maravilla y una fuente interminable donde la imaginación hace el resto. Luego, conforme van creciendo y ya no tienen tanto tiempo para jugar, cuando gracias a nuestras diversas y cambiantes leyes de educación (aquí viene cuando me entra la ira, pero como éste pretende ser un post amable, me voy a callar, me voy a callar…, me voy a callar), tienen que empezar a tomar decisiones y elegir asignaturas que, se supone, les ayudan a “enfocarse profesionalmente”, comienzan las dudas y los quebraderos de cabeza. Lee el resto de esta entrada

SER SENCILLO TE HACE GRANDE

Publicado en
SER SENCILLO TE HACE GRANDE

Hace unos años Cáritas lanzó su campaña de concienciación “Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”. No es sólo una invitación a compartir con los que más lo necesitan, es mucho más, es toda una declaración de intenciones, un estilo de vida. Hasta entonces, creo que no había reparado en una palabra tan grande, hasta el punto de que ese término continuamente se asoma por mis pensamientos. Muchas de las opiniones que escucho, muchísimas de las noticias que leo, el hilo de mis pensamientos siempre acaba en la misma conclusión: vivir con sencillez. Esa es la clave.

Hace unos años me parecía inconcebible aprovechar para salir estos días pilaristas de vacaciones a otros lugares. No podía perderme ese ambiente de fiesta, imagen de una ciudad cálida, simpática y acogedora pero, visto lo visto, cada vez entiendo más a los que aprovechan estos días para escaparse fuera de nuestra ciudad.

El otro día, gran parte de los oyentes que se decidieron a intervenir en el espacio de Estudio de Guardia de Radio Zaragoza era para protestar o defender a los peñistas en éstas y pasadas Fiestas del Pilar. Yo estaba de acuerdo con los que los defendían, cuando decían que las Peñas son el alma de la fiesta y que la alegría que transmiten en todos los actos contagian al resto del personal, pero también estoy de acuerdo con los que decían que los excesos de alcohol con los que se empeñan en exhibir sus ganas de divertirse consiguen que empecemos a cansarnos y nos dé por generalizar que los peñistas son todos unos marranos y unos maleducados. Juanjo y David, con ese ánimo conciliador que les caracteriza, no paraban de pedir que dieran soluciones y, las más drásticas, supongo que aderezadas de una gran dosis de impotencia, sólo encontraban la prohibición como forma de atajar el problema: Prohibir la formación de peñas, prohibir la venta de alcohol…

¿Y la educación? ¿Y la actitud? ¿Y el ejemplo? Igual os parece ciencia-ficción pero, sinceramente, me hubiera gustado escuchar en el balcón del ayuntamiento unas palabras por parte del pregonero invitando a todos, peñistas, zaragozanos, visitantes, a vivir unas fiestas alegres pero sin excesos, vivir la fiestas con SENCILLEZ… Repitiéndolo hasta acallar los vítores y gritos de abajo. Puedo imaginar el efecto de esas pocas palabras: toda la plaza en silencio, masticando lo que se acababa de escuchar por los altavoces y haciendo una pequeña reflexión de lo que eso significa para, acto seguido, alguien gritar “yo me apunto”… ” y yo”…. “yo también”… al más puro estilo de la clase del profesor Keating en el Club de los Poetas Muertos. Lo dicho: ciencia-ficción, utopía, sueños…

 

DIAS DE RADIO

Publicado en
DIAS DE RADIO

 

No sé desde cuándo este enamoramiento por escuchar la radio. Creo que desde siempre.

La verdad es que en casa siempre se ha puesto mucho la radio. Me recuerdo bien pequeña, por las tardes, imitando a mi madre con alguna labor de costura, ella con su faena y yo con mis muñecas, y escuchando de fondo la radionovela de turno seguida del consultorio de Elena Francis… en cualquier caso historias contadas, unas inventadas y otras reales (o no, quien sabe). La magia de la radio, eterna compañía.

Fui creciendo y escuchándola sola. Descubriendo los éxitos musicales del momento en los 46RJ (los 40 Principales vendrían después) y pidiendo a mi padre el magnetofón para intentar grabar alguna canción sin que la cortase con su cháchara el locutor de turno. Era como una especie de reto. Más tarde, con el trofeo en mi cassette, era el momento de compartirlo con mi prima, compañera de juegos en aquella época, para cantar y cantar la canción hasta aprendernos la letra. Todavía no se habían puesto de moda los karaokes, pero nosotras, a nuestra manera, ya lo inventamos.

Luego, en los años 80, preparando la mesa para comer, con Luis del Olmo de fondo y su  “Debate sobre el Estado de la Nación”…  siempre eternos aquellos humoristas: Gila, Mingote, Chumy Chumez, Tip y Coll… Únicos.

Los años siguientes fueron los de escuchar la radio en el coche, camino (o de vuelta) al trabajo. Ese humor tan absurdo como genial de Guillermo y Juan Luis, Gomaespuma. Las críticas de cine con el didáctico a la par que arrogante Carlos Pumares. Y un, entonces, desconocido Pablo Motos que se asomaba a las ondas con toda  su panda de amiguetes en No somos Nadie.

Pero cuando más me impacta (y valoro) la labor de los periodistas de radio es cuando relatan los sucesos. Siempre me acordaré de aquella noche de Agosto, sin poder dormir, escuchando el relato de la riada del Camping de Biescas, imaginándome la angustia de tantas familias destrozadas y sintiendo su dolor a través de las voces de la radio. O la mañana del 11 de Marzo de 2004, escuchando de la voz de Iñaki, esa incredulidad compartida por las primeras conjeturas sobre la autoría del espantoso atentado. O las crónicas de Olga Rodríguez, con su voz siempre dulce y cálida, contando los desastres de las bombas en Bagdad. O el verano pasado, el descarrilamiento del tren de Santiago. Escuchaba la radio preparando la cena cuando pidió paso Xaime López para relatar de una manera estremecedora lo que estaba presenciando. Su micrófono llegó mucho antes que las cámaras de televisión.

Si tuviera que elegir un programa, ese sería sin duda Estudio de Guardia, de Radio Zaragoza. Allí descubrí al ocurrente Miguel Mena, acompañado de la siempre paciente y cariñosa Mª Carmen Pino y con un jovencísimo Juanjo de productor atendiendo en primera línea de fuego las llamadas de los oyentes, con sus quejas, preocupaciones y consultas. Todo un emblema para conocer la actualidad de nuestra ciudad de mano de sus protagonistas, los ciudadanos. Miguel, entre libro y libro, pasó a hacer el programa del fin de semana y con él siempre es un buen momento para descubrir un pueblo, una calle, una canción… De lunes a viernes cogieron el testigo David Marqueta y Juanjo Hernández… Me parto cuando las oyentes que salen en antena les confunden o les echan piropos. Con su amabilidad y simpatía representan el yerno que toda madre quisiera tener.  Yo diría que reciben más llamadas de mujeres que de hombres y, desde luego, las señoras mayores son mis preferidas. El otro día llamó un amor de madre, una señora cuyo único propósito era promocionar la publicación del primer comic de su hijo… con dificultad acertaba a decir el nombre del cómic (en inglés) pero su candidez llamando a la emisora sólo para hablar del proyecto de su hijo, ayudándole de alguna manera a conseguir el éxito… fue un momento tan adorable.

 

 

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.