Canal RSS

EN EL DIA INTERNACIONAL DE LA BIBLIOTECA

Publicado en
EN EL DIA INTERNACIONAL DE LA BIBLIOTECA

La otra mañana acabé, por casualidad, en la biblioteca de mi barrio. Hacía tiempo que no me pasaba por allí y, la verdad, no sé por qué no lo hago más a menudo. Hace unos años, cuando los chicos eran más pequeños, muchas tardes íbamos a buscar libros y siempre acabábamos pasando un buen rato.

Las tardes, sobre todo en la zona de niños, suelen ser bastante más movidas y ruidosas que las mañanas. Es otro ambiente. Por la mañana es distinto. Gente joven en la zona de estudio, seguramente preparando oposiciones, y gente mayor en los ordenadores y la zona de prensa. Un anciano se acerca al mostrador para renovar el libro que lleva dándose cuenta que se ha dejado el carnet: “Malditos olvidos” -masculla mientras la bibliotecaria le hace la gestión sin darle mayor importancia.

Llama mi atención un expositor giratorio con películas de cine que muestran un rótulo de “novedades”. Pues sí. Encuentro Agosto y Nebraska que me suenan del invierno pasado más o menos y que no llegué a ver. Las cojo comenzando a entusiasmarme. Otro expositor con las sugerencias que los bibliotecarios han estimado me espera, saltándome a las manos el último libro de Anna Gavalda, Billie. Rápidamente lo atrapo como si la biblioteca fuera un gran almacén en su primer día de rebajas… Relájate Juliette, eres la única que está buscando libros en este momento. El resto de personas que están en la sala ojean, tranquilamente sentados, la prensa sin inmutarse. Anna Gavalda me la recomendó un día de verano una bibliotecaria de verdad, de las que se toma con pasión su trabajo y, cuando te ve con algún libro en la mano, te para y se atreve a sugerirte otra lectura que quizás no conozcas. Recuerdo gratamente la lectura de La sal de la vida y los relatos de Quisiera que alguien me esperara en algún lugar.

Paseo por las estanterías sin buscar nada en especial. Para no tener previsto venir a la biblioteca y, con el escaso tiempo que me queda para dedicarme a los placeres de la lectura y el cine, ya voy bien servida. Descubro que las estanterías anteriormente dedicadas a literatura juvenil ahora son de literatura fantástica. Me gusta que los entornos vayan cambiando, que se adapten al público, que estén al servicio de las personas. Sigo descubriendo que los libros juveniles están mezclados con el resto. Sólo se diferencian en que en el lomo llevan una pegatina con un dibujito que indica el género. Las ilustraciones son obra de Alberto Gamón creadas para darle un aire diferente y especial a la biblioteca para jóvenes Cubit. Me gusta que hayan tomado la idea en el resto de bibliotecas públicas de nuestra ciudad pero me gusta mucho más que los libros vivan mezclados, como las personas.

Cuando ya me dispongo a marcharme más contenta que si me hubiera comprado un vestido de Carolina Herrera ultra-hiper-mega-rebajado, me fijo en otro mostrador con más libros fuera de sus estanterías como diciendo léeme. Repaso los títulos y ¡albricias! me encuentro con La librería, el libro que Rafael le presta a María antes de cerrar la nunca abierta librería de sus sueños en El refugio de las golondrinas. ¡Mío, mío, mío! Definitivamente, bajo las escaleras de la biblioteca con mis cuatro préstamos más feliz que una perdiz. Ahora, sólo me queda decidir por cual empiezo.

IMG_2408052902211777

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. A mí también me gusta perderme de vez en cuando en la biblioteca de mi barrio (la de Javier Tomeo, en el parque Tío Jorge), sin prisas, mejor por la mañana que por la tarde, dejando que algún libro me sorprenda y me llame desde la estantería. He tenido en la mano varias veces alguno de Anna Gavalda, pero aún no he leído nada de esta autora. Y qué bien que hayas encontrado “La librería”, es una pequeña joya. Eso dicen Rafael y María… Besos lectores

    Me gusta

    Responder
  2. Jiji, me encanta, me pasa lo mismo que a ti y eso que yo leo poquico. 🙂
    Lo de que los libros juveniles no están agrupados me extraña, pues hasta el verano al menos estaban todos juntos bien clasificados (en una estantería cerca de las revistas, en esa zona).
    Bueno, que muy interesante, tomo nota de las recomendaciones; luego ya comentaremos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  3. La verdad es que me fio bastante del buen criterio de Rafael y María pero es que fue comenzar “La librería” (por cierto, de una edición bien bonita también) y recordarme inmediatamente a otra lectura que me recomendó nuestra amiga Roxi y que me encantó: “La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey”, así que lo estoy disfrutando doblemente. ¡Me encanta ese ambiente y esa época!
    Besicos a las dos, fieles lectoras 😉

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    • 🙂 Ay si, fue bonito ese libro. Era un intercambio de cartas entre una escritora (¡q se llamaba Juliet! ^^) y los habitantes de un pueblo de una isla q luego se reunían a leer clandestinamente durante la ocupación nazi.
      Lo acabo de buscar. Y ¿sabes lo q pone en la contraportada? :
      “Nos confirma el poder q tienen los libros para nutrir a las personas durante tiempos difíciles”, comentario del Washington Post Book World.

      Me gusta

      Responder
      • ¿En serio que la prota se llamaba Juliet? ¡Que bueno! Pues no me acordaba pero ahí está el subconsciente, haciendo de la suyas 😉 Muchas gracias por rescatar el libro de tu estantería y ampliarnos más la información. ¡Como me gusta que me visitéis y traigáis algún detallito de cortesía para decorar este humilde blog!

        Me gusta

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: