Canal RSS

MI PEQUEÑO TESORO

Publicado en
MI PEQUEÑO TESORO

Ya sé que hoy no es viernes y que no tendría que publicar este post, pero hoy es un día especial y me sale escribir lo que siento aquí mismo, sin preparar ni corregir demasiado. A ver lo que sale. Es un día especial porque hoy cumple años mi pequeño tesoro. L para los amigos de Juliette.

Querida L:

Alguna vez ya te he contado que tardaste en llegar. Que no venías cuando salimos a buscarte y que tuvimos que echar mano de algún que otro médico, hasta descubrir esos pequeños problemas técnicos que me impedían acogerte en mi particular útero. Al final, un S. Valero de 1999 (no me preguntes por qué, pero sin hacerme la prueba, yo ya estaba segura que estabas allí) comencé a quererte. Es que es así. ¿Qué cómo puedes querer a alguien sin conocerle? Pues no lo sé. Uno de los muchos misterios de la vida, pero es así.

El otro día sí que tuvimos esta conversación, ¿recuerdas? La de que si, aquel miércoles que ya te tuve entre mis brazos, me llegan a decir la persona en la que te has convertido, no me lo hubiera creído. Entre tu y yo, prefiero que nadie me desvelara la sorpresa. En serio. Porque, lo que sí ha sido realmente increíble, es verte crecer y acompañarte en todo este tiempo. Porque ser tu madre está siendo gratificante (siempre), desconcertante (en ocasiones), revelador (casi siempre), divertido (casi siempre, también), complicado (casi nunca) y, sobre todo, apasionante, tremendamente apasionante.

Ayer volvimos a tener otra charla más sobre estos Pilares y el tema de los horarios… Pondremos en antecedentes a otros posibles lectores, así que abro paréntesis. Parece ser que todos tus amigos no tienen ningún límite de hora para llegar a casa durante todos los días de Pilares, con lo cual quedáis tarde y volvéis a la mañana siguiente. Ese es el plan. Justo volvía yo de una reunión en el instituto donde nos dijeron, en reiteradas ocasiones, que ven esta generación de segundo de bachiller muy “infantiles” (textual) y que hay que estar encima de vosotros (en general) para recordaros, continuamente, que vuestro trabajo en este momento es estudiar, porque así lo habéis elegido. No consigo entender que ningún padre, al escuchar esto, no se replantee el poner unas ciertas normas en el aspecto lúdico-festivo. Aunque solo sea por normalizar una cierta convivencia familiar. Porque, si los chavales se pegan toda la noche fuera de casa, lo lógico es que duerman durante el día. Si los padres hiciéramos lo mismo (cosa que dudo, ya saben, hay que trabajar y tal…) lo entendería, pero creo que no es el caso. Los que tenemos una cierta edad sabemos que lo que no haya pasado antes de las dos o tres de la madrugada ya no va a pasar (algo que realmente merezca la pena, quiero decir, que sea algo así como… “legendario”). Que sí, que sí, que ya lo sé. Que lo tienen que descubrir por sí mismos y bla, bla, bla. Pero, volvamos al punto de partida: si el caballo de batalla de los profesores es que tengamos que recordar a nuestros hijos que tienen que estudiar (en un ciclo en el que, se supone, ya no es “obligatorio” estudiar), igual, y digo sólo, igual, podríamos esperar un poco más de tiempo a permitirles esas libertades horarias. ¿Para unas cosas les tratamos como niños y para otras como adultos? Perdonadme, por más vueltas que le doy no lo consigo entender. Y aquí cierro paréntesis.

Bueno, en esta conversación me replicaste varias cosas, con ese sentido común que te caracteriza y que todos conocemos. Argumentos que no voy a decir aquí porque se haría un post excesivamente largo y no es mi estilo. Acabaste diciendo que los diecisiete iban a ser una auténtica caquita (me dijiste otra palabra, pero ya sabes que trato de ser lo menos ordinaria posible y este blog trata de ser simpático y tal) y que estabas harta de ser siempre el bicho raro. Te aseguro que tu padre, tu familia y todos los que te queremos vamos a poner todo nuestro empeño para que los diecisiete estén muy lejos de ser eso que tu dices… Al menos, es lo que hemos intentado hacer hasta ahora. El tema de Pilares ya lo iremos viendo. Partido a partido como diría el Cholo. Y en cuanto a lo del bicho raro… Recuerda, no eres un bicho raro, solo tienes personalidad.

Acabo este post dando sentido a su título. Enlazo la canción que tarareé y retarareé durante el embarazo hasta el infinito y más allá. Pasaron los años y la canción se fue difuminando en mi memoria, hasta que un programa de tv de hace unos meses me la rescató. Aquí os la dejo, en esa misma versión.

En cuanto a la imagen destacada, es una que encontró JL hace un tiempo. Querida L, estoy segurísima que papa cuando la vio y, a pesar de todos los límites que, a veces, tenemos que ponerte como padres, pensó en ti y sólo en ti.

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. ¡¡Felicidades a L y a Juliette!! Qué canción tan bonita. Y qué debate el de los horarios. Yo aún lo veo lejos, pero el tiempo vuela y dentro de pocos Pilares viviremos un dilema parecido en casa. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    • Gracias Paula! Ayer el día estuvo genial y L tuvo mañana en clase, con sorpresa de amigas incluida, y tarde en familia. ¡Un lujo!
      En cuanto a lo de Pilares… Con esto del bono de Parking Norte… ¡parece que tengan a nuestros hijos secuestrados! y claro, si no vas allí no eres nadie… ¡En fin! Una lucha contracorriente que estoy segura que voy a perder… ¡¡¡Socorro!!!
      Jajajaja! Disfruta de tus chicas y… aunque me queje, yo también sigo disfrutando de mis chicos algún que otro ratico 😉
      Besicos.

      Me gusta

      Responder
  2. Muy buen post…
    …es cuestión de tiempo que se de cuenta y por supuesto… es tener personalidad! Y se trabaja desde estos momentos 😉
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    • El otro día leí una de estas frases que corren por las redes que decía: “Que no te engañen, los únicos que dan trabajo indefinido son los hijos”. ¡Que gran verdad!
      Y yo añadiría que en nuestras manos está que den el fruto esperado. En cualquier caso y, como me gusta decir, un trabajo “apasionante”.
      Un abrazo para ti y gracias por compartir.

      Me gusta

      Responder

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: