Canal RSS

TODOS LOS DÍAS SON 8 DE MARZO

Publicado en
TODOS LOS DÍAS SON 8 DE MARZO

Hace unas semanas acabé una historia que me ha mantenido atrapada durante otras tantas y cuya lectura saboreé como ese helado especial que procuras que no se acabe a pesar del calor que lo derrite poco a poco. Me estoy dando cuenta que, últimamente, cada vez más abundan en mi selección de autores, mujeres escritoras. Supongo que nos gusta buscar una cierta identificación en lo que leemos, debe ser por eso que encuentro ese click, que constantemente necesito, en historias de mujeres escritas por mujeres. Este es el caso de Todo ese fuego, la historia que imagina Ángeles Caso, a través de la producción literaria de otras tres mujeres, las hermanas Brontë. El libro me pareció tan exquisito como ese helado con el que comparaba su lectura, por eso, en cuanto lo acabé, dejé que se marchara con una de mis mejores amigas, en ese afán que tenemos por compartir todo lo bueno que nos pasa.

La primera vez que me quedé sin empleo tenía veinte años menos y unas circunstancias familiares totalmente distintas a las que tengo ahora. No tenía hijos, nuestros padres estaban en plenas facultades físicas e intelectuales… Recibí mi carta de despido justo unos días antes del 8 de Marzo y esa fecha me arañaba el alma al sentirme totalmente despojada de esa identidad laboral a la que había acabado acostumbrándome y que, de sopetón, me habían arrebatado. Por fortuna, a los pocos meses una nueva oportunidad se puso en mi camino y volví a resituarme en ese proyecto de vida que yo tenía. Los posteriores 8 de Marzo sí que me sentía totalmente identificada con la fiesta y orgullosa de celebrarla con todas mis credenciales en regla.

Desde hace unos años, vago por este 8 de Marzo sin saber muy bien si tengo derecho o no a celebrarlo. Como decía antes, las circunstancias de este parón laboral son ¡tan distintas! Mi madre siempre dice que “soy la parada que menos paro”, al menos, de Zaragoza y alrededores y, la lectura de la historia de las hermanas Brontë me ha hecho consciente de esa realidad. Como ellas, atiendo todos los asuntos domésticos que surgen en el día a día. Un pequeño ejemplo: mi familia está mejor alimentada que nunca. Como ya dije una vez, por estos mismos lares, por fin tengo tiempo para hacer una compra más responsable, con productos locales y sostenibles. En un momento en el que el comercio de barrio se tiene que auto-reivindicar día a día, yo hago uso de él con ese afán por recuperar un modo de vida más slow y feliz. Cuando trabajaba, salía de casa a las 8 de la mañana y solía volver a las 7 y pico de la tarde. Con el nacimiento de J incluso pude reducirme la jornada y la verdad es que esas horas de volver antes a casa supusieron un gran alivio, aunque otra personita acaparara otro espacio más de mi compartimentada y ajetreada vida. Muchas veces me planteé contratar una persona que me ayudara en las faenas de la casa pero, ese gen de conciencia obrera que, por tradición familiar, llevo impregnado en mi adn, acababa venciendo a la cantinela del “todos somos clase media” con la que nos han mantenido en una nube (efímera) estos años atrás. Por todo esto, puedo decir que, ahora que no trabajo fuera de casa, mi familia y yo misma, vivimos bastante mejor de lo que lo hacíamos antes. Por mi parte, diría que ¡vivo como Dios! (por aquello de que el domingo incluso puedo descansar, principalmente).

El caso es que, como hablaba el otro día con otro grupo de mujeres, mujeres hechas y derechas, profesionales relegadas a la cuneta de la carretera por edad o, por lo que sea, no paramos y estamos más activas que nunca. Entonces, ¿qué? ¿celebramos el Día de la Mujer Trabajadora, aunque sea de extranjis, sin presentar credenciales?

Imagen destacada: una que intenta darle ese aire chic y glamuroso del genial ilustrador Jordi Labanda a esta humilde entrada.
Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. Hola un saludo, yo deje de trabajar fuera de casa cuando nació mi primer hijo, no existía la famosa crisis, que nos trae a todos con los nervios a 100, fue una decision mutua con mi marido, luego nació mi hija, como bien dices, disfrute de mi familia y mi familia de mi, de esas cosas tan pequeñas, como despertar a mis hijos por la mañana, de verlos comer todos los días, hacer las cosas con tranquilidad, disfrutar de esas tardes de parque…..
    Hoy sigo muy convencida de que fue una buena decision, yo me considero una mujer trabajadora,la única diferencia , sin nomina a final de mes,
    Feliz día de la mujer trabajador, con nomina o sin ella

    Le gusta a 2 personas

    Responder
    • Carmen Calvo

      Gracias Marisa, por tu comentario. La verdad es que este es un tema que hay que reivindicar día a día y del que hay mucha tela que cortar, y de eso tu bien sabes, ¿verdad? Me encanta que sigas el blog y que te animes a comentar. Sabes que te aprecio muchísimo. Un besico.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  2. Para mí el 8 de marzo siempre ha sido el Día de la Mujer. Trabajadoras somos todas, en casa, fuera de ella, en el cole, en la universidad o donde toque. Así que es un día de celebración para todas. Seguiré la tradición familiar de juntarnos ese día las mujeres de la familia. Quedaré con mi madre y mis hijas a tomar algo e iremos a la manifestación de Zaragoza porque aún quedan muchas cosas por reivindicar. ¡Feliz Día de la Mujer! Besos

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: