Canal RSS

ESPERANZA

Publicado en
ESPERANZA

Hoy toca hablar de mis chicos de post-comunión, ese grupo de niños de entre 10 y 13 años con los que intento vivir (y transmitir) un poquito de esa fe con la que he crecido y que me ha hecho más fuerte de lo que nunca hubiera podido ser.

Hace un año o así, cuando muchas de las personas de mi entorno se enteraron de la existencia de este blog gracias a una breve reseña en la prensa local, enseguida me comentaron que sus padres se lo habían dicho y, con esa frescura infantil, me preguntaron si alguna vez hablaría de ellos. Pues aquí estáis, chicos. Este post va por vosotros.

Hace unos días dedicamos el ratito de encuentro a hablar sobre la Esperanza y, a modo de introducción, les hablé sobre las oenegés, concepto que ellos ya conocían. Cuando tocaba poner ejemplos la cosa se empezaba a complicar, pero alguna salió, las más conocidas y/o mediáticas. Entonces les hablé del Teléfono de la Esperanza. Me confesaron que nunca jamás habían oído hablar de él, así que les puse un poco en antecedentes e incluso les hablé de algún ejemplo con cierta persona más o menos cercana, que creo que es como mejor se recuerdan y calan los conceptos y los valores. Luego nos pusimos a “jugar”, a través de una dinámica con distintos “casos” que tenían que elegir, siendo uno de los chicos la persona desanimada, perdida, desesperanzada… en definitiva, una persona que estaba pasando por un problema muy gordo y ya no sabía a quien pedir ayuda… “¡Tremendo, no?” Creo que les dije. “Que alguien se sienta tan terriblemente solo que, antes de dar un último paso como única solución a sus problemas, tenga la lucidez para marcar un teléfono y pedir ayuda a alguien totalmente anónimo y desconocido…”

Otro de los chicos (hablo en masculino precisamente para reforzar el género que más escasea en este grupo) tenía que hacer de voluntario en nuestro particular Teléfono de la Esperanza. Es decir, tenía que trabajar la empatía, ponerse en el lugar del otro y… ayudarle, darle soluciones, darle apoyo, cariño, una mano amiga…

Esta semana se ha vuelto a hablar por las redes, esa barra de bar virtual, de algunos casos de suicidios infantiles, relacionándolos casi sistemáticamente con acoso escolar y, como no conozco los casos, no puedo confirmar ni desmentir. No soy psicóloga y, por más que lo intento, me resulta muy difícil encontrar cualquier otra causa que pudiera llevar a un niño a dar semejante paso… Sin embargo, como madre y, en este caso, como educadora, me preocupa que los adultos no sepamos dotarles de las herramientas necesarias para no tener que llegar a vivir una situación parecida.

Volviendo a mis chicos, sólo espero que esas caritas que tenían cuando salieron de la sala fuera fiel reflejo de que algo bueno habían descubierto y que, poco a poco y entre todos (familias, colegio, parroquia…), vayan aprendiendo a confiar entre ellos, confiar en los mayores y, de este modo, confiar en ese Dios cuyo rostro sólo podremos descubrir cuando estemos atentos a cuidar de todo aquello que nos rodea.

Poema-al-maestro

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: