Canal RSS

POSTUREO NACIONAL

Publicado en
POSTUREO NACIONAL

La verdad es que me disgustó tanto que Don Mariano se empeñara en alargar la anterior legislatura que me había propuesto a mi misma “pasar” del tema y no comentar nada de política en un buen tiempo. Pero, como dije en aquel primer post de inicio de este blog (qué lejano parece aunque tan sólo haya pasado año y medio), no lo puedo evitar y hay semanas en que la actualidad, esa que conocemos a través de tantos medios, es tan sumamente arrolladora que es imposible no dedicar algún que otro pensamiento y comentario ante tanta opinión y tanta imagen más o menos manipulada (a veces pienso que lo de los memes se nos está yendo de las manos por momentos).

Sigue sin gustarme la idea de alargar la agonía de una legislatura que pasará a la historia tanto por los continuos casos de corrupción (y sus respectivas argumentaciones con las que, los distintos responsables, quieren seguir convenciendo a la opinión pública de algo que, a cualquiera con un poquito de moral, nos debería parecer totalmente injustificable) como (y esto es peor todavía), por el paso atrás de tantas medidas sociales, difícilmente conseguidas, y que son tan necesarias para llegar a formar esa sociedad más igualitaria y justa en la que muchos creemos.

Sin embargo, ante hechos consumados, eso de que Don Mariano casi nos hace tomar las uvas recontando votos, no ha estado tan mal ya que, una vez quitado el belén y/o el árbol de navidad de nuestras casas, me viene a la cabeza el dicho ese que dice “año nuevo, vida nueva”, cuando nos desayunamos con la esperanzadora noticia de que las Cortes inician una nueva legislatura repleta de cambios.

Me siento ilusionada por ver el hemiciclo tan completito, tan lleno. A ver si todas las jornadas son así y nunca más tengamos que sentir vergüenza ajena cuando los medios publican fotos con tantos (demasiados) escaños vacíos o la pantalla de algún ipad con asuntos sospechosamente diferentes a los que deberían ocupar a sus señorías en su puesto de trabajo.

Me siento ilusionada por la renovación en buena parte de los ocupantes de los escaños. A muchos nos hubiera gustado que fueran más pero, nadie dijo que esto fuera fácil y, en estas elecciones se ha visto que la memoria, en este país, sigue siendo frágil, selectiva, temerosa al cambio o, simplemente, que la falta de criterio sigue nublando nuestro entendimiento. (Reléase el segundo párrafo). “Nada más que añadir, señoría.”

Me siento ilusionada por todos esos signos que, cuidadosamente estudiados, como quiero creer que ha sido toda la campaña desde sus comienzos, han marcado el estreno de los diputados del partido morado en la casa de todos. Vaya por delante que mi voto tampoco ha ido para ellos (ya dije alguna vez que tiendo a identificarme con las minorías, rarita que es una), pero me provoca un cierto brillo en los ojos esas camisas sin corbata, esas rastas o esos vehículos tan poco oficiales y tan “mucho” sostenibles, como diría Don Mariano, si introdujera más a menudo en su vocabulario el concepto de sostenibilidad o medioambiente. Como madre, también me provoca cierta ternura la imagen de Diego en brazos de su mama. Y no entiendo por qué tanto revuelo mediático. Ni ha sido el primero en esa situación ni, espero, será el último. Lo que está claro es que esa imagen ha ofrecido la excusa perfecta para que tanto unos como otros (medios informativos y, con ellos, ciudadanos) hayan empezado a despotricar en si yo no lo haría o yo lo dejaría de hacer… Siempre igual… ¡Me aburro! (léase en el tono de Bart Simpson que queda más simpático y menos enfadado). Yo, en esa imagen, en ese símbolo, simplemente he querido ver una “actitud”, una “declaración de intenciones”, un “vale, estoy aquí para defenderos, padres y madres trabajadores y pondré todo mi empeño para que se haga realidad la igualdad de salarios entre géneros, continuando con una nueva reforma laboral, más justa, donde la conciliación familiar deje de ser un tema menor, y…” Pero, claro, esa es la ilusión de mi papeleta de voto, mi deseo… con la que espero que deje de ser, alguna vez, una mera utopía.

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: