Canal RSS

NUNCA DEJEMOS DE PENSAR

Publicado en
NUNCA DEJEMOS DE PENSAR

Escuchaba a alguien decir que tenía ganas de que llegara el fin de semana para dejar de pensar. Lamentablemente, el fin de semana pasado no pudo ser. Los atentados de París nos despertaron abruptamente de ese dulce sueño en el que nos gusta sumergirnos cuando llega el viernes por la noche, cuando toca descansar y dedicar nuestro cuerpo y alma a asuntos menos importantes (al menos, desde el punto de vista productivo). El pasado viernes, de repente, nos vimos sumergidos en una vorágine de sentimientos. Tristeza, enfado, angustia, preocupación, confusión… todo tipo de estados de ánimo dependiendo del grado de proximidad que cada uno tenemos con el país vecino y sus habitantes.

De mi viaje a París de hace unos años quizás a quien más recuerdo (aunque no físicamente) es a una pareja de amigos, novios, o lo que fuera, de unos veintitantos, únicos compañeros del vagón de metro en el que volvíamos, cerca de la medianoche, a nuestro hotel. J, con ese espíritu payasil que desde pequeñito le abduce cuando más entusiasmado está, se puso a cantar la canción de Madagascar, su particular reivindicación de que era demasiado temprano para volver al hotel. La pareja y el resto del vagón, es decir, nosotros, los otros 7 que compartimos aquel inolvidable viaje, estábamos partidos de risa contagiados por la poca vergüenza que en ese momento mostraba ese pequeñajo de 7 años, convertido en un inesperado speaker, animando la vuelta y acompañando el cansancio acumulado de todo el día pateando aquella maravillosa ciudad.

Repasando mentalmente si conocía a alguien en París, pensé en aquella pareja que, juntos o separados, a saber qué les habrá deparado la vida en estos años de distancia, perfectamente podrían estar tomando algo en cualquiera de los sitios donde los terroristas decidieron sembrar para siempre la muerte más absurda y vil. L, por su parte, pensó en A, compañero de estos últimos años en el colegio y que sabemos que ahora vive en la capital francesa. Gracias a las redes sociales, poco tardó en quedarse más tranquila comprobando que su amigo estaba a salvo.

Entiendo a quien expresaba ese deseo de “dejar de pensar”. Esta semana hemos pensado todos mucho, algunos han opinado, incluso me atrevería a decir que muchos, demasiados, han opinado sin pensar… Bueno, no sé, cada cual es libre de tener los pensamientos que quiera, y si no, piensen en los terroristas… ¿Qué se les pasará por la cabeza cuando deciden dedicar su empeño y su vida a semejante misión?

Mientras tanto, este nuevo atentado ha servido para visibilizar ciertas cosas: la fragilidad de nuestra, aparente, sociedad “civilizada”; el riesgo que supone que nuestros gobiernos mercadeen, e hipotequen nuestro presente y el futuro de nuestros hijos, apostando por el apestoso negocio de la todopoderosa industria armamentística; la consciencia de que son muchos, demasiados, los países que permanecen en un terror constante por todas estas prácticas: Somalia, Eritrea, Palestina, Mexico, Libia, Siria, Colombia, Afganistán, Líbano…

De todo lo que he leído y visto en esta dura semana me quedo con este vídeo que me pasó mi amigo JM, uno de mis principales proveedores de todo lo que corre por la autopista del WhatsApp. Entre chiste y chiste, a veces se le escapa ese puntito de ternura que hasta, al más duro al otro lado del Ebro, se le supone.

 

Como imagen destacada elijo una de las muchas que estos días han poblado las redes sociales. Lamentablemente, no he conseguido seguir el rastro de su autoría para poder enlazarla.

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. Me ha gustado mucho Carmen y me has hecho pensar. Me has movido sentimientos y recuerdos. Un besico hermosa.

    Me gusta

    Responder
    • ¡¡Muchas gracias, Montserrat!! Un placer tenerte por aquí. Como diría el personaje de una de tus queridas películas: “Presiento que esto es el comienzo de una gran amistad” 😉

      Me gusta

      Responder
  2. Està precioso…tienes una manera de escribir muy dulce. Enhorabuena

    Me gusta

    Responder

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: