Canal RSS

UN DIA CUALQUIERA

Publicado en
UN DIA CUALQUIERA

Yo y mi manía por disculparme siempre. La semana pasada me faltó tiempo, o inspiración, o ganas, o todo mezclado, el caso es que no acudí a nuestra cita semanal. Siento si a alguien le di plantón. Y esta semana no sé muy bien por donde salir… El caso de la pequeña Andrea me ha dejado un poco k.o. Sin haberlo seguido demasiado (es verdad que estas últimas semanas voy más liada que de costumbre) pero ya no por falta de tiempo, si no por miedo a que me interpele más de la cuenta. Miro a la madre y me pongo en su piel. ¿Habría tenido el valor de dar ese paso, primero jurídico y luego mediático, con todo el sufrimiento añadido, o me habría dejado llevar, aguantando y aguantando el dolor acumulado, mientras llega el desenlace final? Sinceramente, sigo sin saber que haría. No sé si soy tan valiente, la verdad. En frio es muy fácil opinar pero cuando realmente sufres el problema, del tipo que sea, cuando tienes que valorar y decidir sobre el sufrimiento o bienestar de otra persona que no eres tu, cuando tienes que confiar en otros criterios, profesionales, éticos… ¡Ay! Difícil. Muy difícil.

Por eso, hoy lanzo mi mirada espectadora sobre alguien a quien he conocido por espacio de cinco escasos minutos diarios y del que no tengo más juicio de valor que lo que he observado.

No tengo ni idea de cuanto tiempo lleva trabajando Angel detrás de la barra pero me consta que es un buen profesional y, sobre todo, se hace querer. A mi me conquistó el tercer día cuando, sin darme tiempo a abrir la boca, me preguntó: “¿Un cortado con leche fría? Y no tuve más remedio que asentir con una sonrisa. O quizás ya me conquistó el segundo día, mientras me hacía esperar en la barra (dándome tiempo a decidirme por pedir ese café, necesario para despejarme, con leche fría, para tomármelo deprisa y corriendo sin escaldarme la boca ) porque estaba ocupado con el chico de la silla de ruedas en un tira y afloja, con el mando de la tele en la mano, sobre el volumen ideal. A esas horas las comidas ya han acabado y le queda toda la faena de recoger el comedor, mientras le acompañan el abuelo y el chico, que han comido allí, ambos en sillas de ruedas. No sé qué relación tienen, pero no han faltado ni un solo día durante las dos semanas. Hablan entre ellos, bromean, discuten y Angel siempre pendiente, atendiéndoles. El abuelo tiene más movilidad. El chico necesita hasta que le sujeten la bebida con la pajita.

Sally Koch

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. De pequeños gestos, cortados con leche fría, rutinas y miradas está hecha la vida. Te eché de menos la semana pasada 😉

    Me gusta

    Responder

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: