Canal RSS

MIRÁNDOLOS A LOS OJOS

MIRÁNDOLOS A LOS OJOS

Lo hicieron. Al final preguntaron. Como siempre. Aprovechando el rato de la comida, en torno a la mesa, cuando mejor nos podemos mirar a los ojos unos a otros, entre un “pásame, porfa, el pan” o levantando el vaso y las cejas para que no se despiste el que está sirviendo el agua. “-¿Pero… qué pasa en Hungría?” Así, a traición, cuando el hilo de tus pensamientos van por otros derroteros más domésticos y menos trascendentales. Y no tienes más remedio que contestar, como buenamente sabes, reconociendo que los conflictos internacionales se te escapan del entendimiento, como tantos y tantos temas. Y les pones en antecedentes de lo que has oído por ahí o lo que has ido leyendo por allá. Y se te escapa tu propia reflexión, la que llevas rumiando estos últimos días o, en realidad, toda la vida… Y ellos escuchan, se extrañan, no entienden, preguntan, relacionan con otros temas, se quedan pensativos… hasta que, no sabemos muy bien cómo, vuelven las bromas, las risas… o las quejas “-Este melocotón está feo” “-Sólo es la piel… la pedregada que lo tocó un poco… Anda, cómetelo, que por dentro está bueno… ¡y no me hagas más hablar!”

A la mañana siguiente escucho al catedrático de historia contemporánea Julián Casanova. Y me quedo un poco más tranquila. No por lo que cuenta. A su bagaje intelectual añade su experiencia personal en Budapest, donde precisamente estos días vuelve para dar sus clases. Conoce el terreno y es espectador directo de lo que está pasando por esa zona del planeta y, sinceramente, el escenario que pinta no es nada esperanzador. Digo que me tranquilizo porque en mi explicación a los chicos me ajusté bastante a la breve radiografía histórica que cuenta respondiendo a las preguntas de la periodista.

Por la noche ojeo el semanal que danza desde el domingo por la mesa del salón y me paro en la columna de D. Arturo. Antes de esta columna en casa era: “-¿Has leído ya a Reverte?”. A partir de ahora le llamaré D. Arturo. Como Dª Carmen, mi maestra preferida de la EGB, aquella que siempre recordaré cuando contaba a niños de ocho o nueve años historias de su infancia, del miedo que tenía durante los bombardeos en la guerra civil y, entre toda la familia, protegían las ventanas con colchones y lo que podían. Ella hizo que, a partir de entonces, siempre me interesase por la Historia, pero también por las personas y por la época que me toca vivir. Confieso que me ha costado releer varias veces la necesaria introducción histórica para asimilar toda la información aunque, sin dudarlo,  los dos últimos párrafos los subrayo a lápiz como una buena estudiante y los enmarco para siempre. En particular, una frase: “… al menos comprender por qué todo se va al carajo… Comprender siempre ayuda a asumir. A soportar”.

Siempre lo he pensado y defendido. Educar a los hijos es apasionante, complicado, hermoso, paradójico…  Pero siempre, eso sí, mirándolos a los ojos.

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

Un comentario »

  1. Recuerdo esa pregunta una mañana de vacaciones en Lisboa, el sol entraba a raudales por la ventana de nuestro pequeño apartamento alquilado y planificábamos el día sobre un mapa de la ciudad. Lsa chicas también nos preguntaron los porqués de esas fotos que veían en el periódico y en la tele: ¿Por qué escapan esas personas? ¿Son pobres? ¿Por qué no les ayudan? ¿Por qué no les dejan entrar al país que quieren? ¿Nosotros podemos viajar a su país? Intentamos responder, ese día y muchos más. Eso sí, como tú dices, mirándoles a los ojos…

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: