Canal RSS

RECUERDOS DE VERANO

Publicado en
RECUERDOS DE VERANO

El otro día, cuando fuimos a buscar al abuelo al Centro de Día, los chicos repararon en un colorido mural que nos saludaba desde el pasillo. Lo habían realizado los ancianos que residen allí de manera continua en los apartamentos tutelados y recogía los recuerdos que tenían de aquel verano especial que permanecía en su memoria. Lamentablemente, nuestro abuelo ya no ha podido participar en esa actividad. No sabemos si le queda algún recuerdo en esa cabecica. Lo único que sabemos, con una certeza que ahoga, es que está perdiendo, a una velocidad difícil de asumir, sobre todo para los que más le queremos, su capacidad para comunicarse y, por tanto, hacernos saber cuáles son esos recuerdos que todavía mantiene.

Me apetece recordar uno de sus veranos, de los más “recientes” y, posiblemente, el último antes de que el fantasma de la enfermedad comenzara a deambular por su cabeza escondiendo recuerdos y habilidades, aquí y allá, de esa manera tan juguetona al principio y tan irritante en la actualidad.

Quel, Agosto de 2007. El abuelo nos lleva a la “pieza”, el campo donde plantó sus olivos, aquellos que cuida y mima con auténtica pasión y que nos muestra orgulloso, haciéndonos saber, una vez más, que el aceite que luego darán esas olivas, sin duda alguna, va a ser el mejor del mundo mundial. J juega con los palos, arrastrado por su imaginación, creyéndose tan pronto arquero como ninja, hasta que aparece su personaje favorito: “Hola, me llamo Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre, ¡prepárate a morir!”. No para hasta conseguir que el abuelo le deje llevarse su espada a casa. Al día siguiente es la Fiesta de Paniqueso. Subimos a la ermita, como marca la tradición, para situarnos estratégicamente en la explanada, siguiendo las indicaciones del abuelo, en su papel de capitán al mando de su pequeño ejército. Nuestra misión es muy concreta: recoger, cuantos más mejor, panes y quesos de aquellos que tiran los cófrades desde el balcón. Cuando llegamos a casa, con nuestro botín, L exclama entusiasmada desde la puerta: “¡Tía, este pan lo he cogido yo!”. Falta poco para que la comida esté lista, el olor desde la cocina lo delata y la abuela nos lo confirma pero el abuelo decide que todavía tenemos tiempo para acercarnos a la plaza de al lado a tomar unos champis a la brasa. Hay que obedecer las órdenes del capitán y… ¡están para chuparse los dedos! (literal)

Retazos de recuerdos de los residentes en uno de los centros de la Fundación Federico Ozanam, en Zaragoza.

Retazos de recuerdos de los residentes en uno de los centros de la Fundación Federico Ozanam, en Zaragoza.

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. Roxi (Yolanda)

    Emocionante; en el más puro sentido de la palabra. Muy emotivo. Y qué bien se te da hablar de tu gente, porque pones tu corazón en ello… y ay, que tocas el nuestro…y lo conmueves. Me ha parecido precioso. Preciosa, gracias.

    Me gusta

    Responder
    • Gracias a ti por leerme siempre con tanto cariño… La verdad es que me lo pasé muy bien escribiéndolo y sí, me salió de dentro, no lo puedo evitar… 🙂

      Me gusta

      Responder

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: