Canal RSS

TIEMPOS DE ESPERA

Publicado en
TIEMPOS DE ESPERA

Hoy me siento como el conejo de Alicia, corriendo, corriendo con el reloj en mano con la absoluta certeza de que estoy llegando tarde pero queriendo llegar igualmente. El tiempo, que se escapa. El tiempo que me encorre. El tiempo que, contradictoriamente, de vez en cuando me regala momentos de espera… Ahora me toca esperar todas las mañanas unos minutos acompañando a tres ancianos que esperan a que llegue el microbús que les lleva a la residencia. Uno de ellos no sabe ni a que espera, por el no esperaría y andaría sin rumbo, aunque tenga que parar cada tres pasos porque esa pierna no sabe lo que le pasa, pero no va bien… El otro anciano, como no habla y apenas te mira, no sabemos lo que espera. O al menos yo, que acabo de conocerlo, no lo puedo imaginar. Sólo su pendiente esposa adivina sus pensamientos. Y la tercera todavía sabe lo que espera y lo manifiesta, con esa resignación de quien ha visto su vida pasar con tanta rapidez que ahora, que tiene todo el tiempo del mundo, las horas se le hacen eternas.

Ayer, a la hora en que este blog se asoma con una nueva historia, también me tocaba esperar, un par de horitas no más. Primero paseando, observando al resto de paseantes y mirando al cielo esperando a ver si otra tormenta de verano se decidía a descargar como las tardes anteriores y me obligaba a resguardarme en el primer café que encontrase, evitándome el terrible conflicto de decidir dónde meterme. Nunca me ha gustado estar en un bar sola, pero últimamente le estoy cogiendo gusto. Son esos otros momentos en los que también me toca esperar. Procuro elegir un sitio donde haya prensa y ayer, a esas horas de la tarde, el Heraldo estaba libre. Comencé a hojearlo desde la contraportada, fiel a mi costumbre. Los viernes escribe la columna J.J.Rueda y siempre me gusta lo que cuenta y como lo cuenta. Ayer reivindicaba la memoria y, consciente de que la mía a veces me traiciona, decidí tomar notas de lo que decía por si pudiera darme alguna idea para este blog. ¡Maldita sea! Me había cambiado de bolso y no llevaba una de mis habituales libretas, algunas incluso residuales, de las que llevaba cuando los chicos eran pequeños y que, junto con unas pocas pinturas o un simple boli, conseguían que estuvieran entretenidos durante algún acto de esos en los que se agradece el silencio para escuchar a quien esté hablando. Me acordé de que en el móvil tengo una de esas aplicaciones para tomar notas y abrí una nueva pestaña. Ahora compruebo que esta aplicación no debe tener corrector y que escribir en ese teclado tan pequeño no se me da nada bien… Me resulta difícil interpretar lo que leo.

Podría seguir contando las notas que tomé del periódico, pero era el de ayer, así que hoy casi ni merece la pena. Además este post está alcanzando una longitud que si me extiendo más es posible que a ustedes les aburre un poco. Casi mejor, si quieren seguir leyendo, cojan el periódico de hoy y busquen su columna preferida, que seguro que la tienen. Y yo me guardo mis notas por si las pudiera necesitar para el próximo viernes al que espero acudir con más puntualidad.

Glamour

Aquí en el café, leyendo y esperando. La foto ahora me revela al buen mozo que me observa… ¡Vaya despiste!

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. Cada día mejor…… ánimo!! bss.

    Me gusta

    Responder

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: