Canal RSS

LA SONRISA DE DELE

Publicado en
LA SONRISA DE DELE

Se llama Dele y desde hace bastantes meses forma parte de mi vida. Siempre, siempre que paso por la puerta (con la persiana arriba) de un supermercado del barrio, siempre está allí, como un centurión romano, franqueando mi paso, a la entrada y a la salida. Siempre, siempre permanece de pie, a veces ligeramente recostado en la pared, pero en cuanto pasa cualquiera se pone más derecho y saluda, con esa sonrisa que saca a pasear junto a sus palabras. ¡Buenos días! ¡Buenas tardes!, ¡Hola,! ¿qué tal?… Tiene la voz ligeramente ronca y ese acento africano que mi ignorancia no permite identificar el país exacto de procedencia. No se le escapa nadie, aunque pase por la otra acera, busca tu mirada y saluda con una ligera inclinación de cabeza… y esa sonrisa.

J me dijo un día que se cruzó con él por otro camino (seguro que iba o volvía de su puesto de centinela) y también le saludó. “¿Me ha conocido, mama? Pero si sólo me ha visto un día… Tiene que ser muy buena persona, ¿verdad mama? Si, cariño, seguro que sí.”

Un día me presenté, animándole a que me desvelara su nombre… Tenía que solucionar eso de saludarnos y no saber siquiera cómo nos llamamos… Me animé un poco más y le pregunté por su familia. Me contó que tenía dos niñas gemelas de cuatro años y un chaval de siete… Llegué a casa y elegí unos cuantos libros y algún juego que podría gustarles. Otros días compro pensando en qué pueden necesitar y así compartimos cereales, chocolate, fuet… Añado a mi lista de la compra algunas unidades más para la familia de Dele. Otros días me entran dudas… quizás prefiera elegir él mismo que es lo que más necesita… así que le ofrezco algo de dinero. Todo lo acepta con amabilidad y esa eterna sonrisa.

No sé si algún día llegaremos a tener tanta confianza como para que me llegue a contar su historia, aunque puedo imaginarla. Sueños de una vida mejor que le llevan a dejar atrás su gente, sus raíces, buscando nuevas oportunidades en otra ciudad, otro país, otro continente. Seguro que tiene un oficio, una habilidad que le destaca, pero tiene que dar de comer a su familia y, mientras llega esa oportunidad soñada, elige esta calle de mi barrio para regalar su mejor cara, su sonrisa agradecida.

Esta mañana, tras nuestro saludo cotidiano, ha venido a esa banda sonora de mi cabeza su historia de la que tan sólo conozco una pequeña parte, la que se cruza con la mía propia y canto y no dejo de repetir “Si somos hijos de un mismo Dios, por qué siempre caen los mismos, ¿por qué? ¿Por qué los ojos se nublan, por qué los ojos se acostumbran…?”

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: