Canal RSS

OTRO 1º DE MAYO MÁS

Publicado en
OTRO 1º DE MAYO MÁS

Me pregunto que pensaré cuando relea este blog dentro de unos años. L buscaba estos días una foto para llevar al colegio de cuando era más pequeña y se lamentaba, incluso con un puntito de vergüenza, de la ropa que llevaba… ella y yo. Me imagino que me pasará igual, que las circunstancias habrán cambiado y aquella visión de las pequeñas cosas cotidianas ya no será la misma o, al menos, veré otros matices que entonces (ahora) no tuve en cuenta. Es la perspectiva del tiempo y la distancia.

Algo parecido me ha pasado cuando he buscado y releído aquella primera carta que envié hace cinco años a Cartas al Director del Heraldo y que propició que Paula me hiciese aquella primera entrevista donde daba mi testimonio al perder aquel empleo por el que tanto había apostado. Releyendo la carta veo que estaba tan cabreada que sirvió de desahogo y poco más… Empezaba con una pequeña introducción resumiendo las causas que me habían llevado a formar parte del reparto de esta película de la crisis y que no voy a repetir porque, simplemente, me aburro a mi misma contándolo. Acababa haciendo una pequeña reflexión quizás un tanto nostálgica, pero que me apetece reproducir aquí. Decía así:

Qué lejos quedan mis diecisiete años cuando, con mi amigo Fito, preparaba un trabajo sobre el marxismo y el movimiento obrero. Entonces todavía creía en aquellos ideales pero la realidad es otra y, en esta época que nos toca vivir, los sindicatos son lo más parecido a unos tristes mercenarios que “por un puñado de euros” venden el presente y el futuro de muchas familias.

¿Qué fue de aquella lucha obrera?

En mi caso particular, los sindicatos poco o nada hicieron por luchar y conservar aquellos puestos de trabajo. De ahí mi resentimiento en aquel momento, más aún cuando siempre había creído en ellos y su causa. Hoy es 1º de Mayo, fiesta que, si toca como este año, unida al fin de semana, para unos pocos (cerca de 17 millones y medio de españoles, según el último informe de la EPA) puede salir un puente estupendo para descansar y desconectar. En cierto modo, para mi también es fiesta. Los chicos no tienen cole, no estamos obligados a madrugar, las tiendas están cerradas así que la cesta de la compra ya la organicé durante la semana… las tareas de casa toca hacerlas, pero como cualquier fin de semana, eso no cambia… Echaré un vistazo a las ofertas de empleo, como cada día y, si hay suerte y veo que alguna se adapta a lo que yo puedo ofrecer, volveré a mandar mi currículum con la misma ilusión de siempre. A eso de las 11 me arreglaré un poco y marcharé hacia la Pza. San Miguel. No me uniré a ninguna pancarta ni portaré ninguna bandera, nunca he sido amiga de aferrarme a ideas o instituciones demasiado apoltronadas, me da un poco de miedo perder mi propio criterio en pos de la mayoría, me asusta dejarme arrastrar por los que manejan parte del poder y que ciertas consignas anulen mi pensamiento. No me siento abeja reina, me siento una humilde pero respetable obrera que solo busca defender lo que cree que es justo y que no es más que el derecho que todos tenemos a ejercer un trabajo y en unas condiciones razonablemente dignas. Mientras observo el ambiente festivo e incluso reivindicativo de la calle quizás me una con mi propia reflexión, aquella que hacía en la charla con Paula sobre un reparto más justo y equitativo del trabajo. Después de 5 años siento que yo ya hice el sacrificio y que, de un empujón, me tiraron por la borda. En mi caso parece que sirvió de algo, ya que los que quedaron en el barco ahí siguen, aguantando tormentas y mareas. Mientras tanto, yo sigo en el agua. Nadar contra corriente es muy duro, que se lo digan a los salmones.

working-class

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. Gracias a aquella carta nos conocimos. Me gustaron tu valentía y tus ideales. Y me siento muy orgullosa de que cinco años después, sigamos leyéndonos, escribiéndonos y compartiendo una vision del mundo. No creo que dentro de unos años nos avergoncemos de lo que ahora contamos en nuestros blogs. Cambiarán los peinados y las modas, pero no creo que nosotras cambiemos tanto… ¡Ánimo, sigue nadando! Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. Pingback: POSTUREO NACIONAL | El Blog de Juliette Tourmalet

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: