Canal RSS

MEJOR… NO VUELVA USTED MAÑANA

Publicado en
MEJOR… NO VUELVA USTED MAÑANA

Desde hace unos años mortifico a mis hijos por las mañanas despertándoles con la sintonía que la radio emite en ese momento. Lo siento, en cuanto entro en mi cocina con la intención de permanecer en ella un buen rato, enchufo el aparato. Ya lo conté alguna vez, me viene de serie en los genes. En esos escasos minutos que dedican al desayuno escuchan (o no, depende del sueño con que se levanten) lo que las ondas de mi emisora permanente tienen a bien ofrecer. El caso es que coincide en el horario (es así, no lo elegí) una sección denominada Diario de la Crisis en la que, en escasamente unos pocos minutos, los oyentes han dejado en el contestador su historia. Hay historias de todo tipo y es fácil imaginar que no siempre optimistas, aunque a lo largo de este tiempo observo que la gente casi siempre se aferra a la esperanza, aunque solo sea por mero espíritu de supervivencia. No, nunca se me ha ocurrido llamar. Lo de hablar sigue sin gustarme demasiado. Pero sí me gusta escuchar las historias que allí cuentan.

Más de una vez han llamado orientadores laborales, trabajadores de los distintos organismos de empleo publico, contando lo mal que lo pasan desde el otro lado de la mesa, escuchando día tras día tanto drama con rostro, nombre y apellidos, pero el otro día yo misma viví un momento que… bueno, mejor lo cuento:

Me acerco a una oficina en concreto de Zaragoza a la que hacía escasamente una semana ya había ido para interesarme por un puesto de trabajo absolutamente temporal (1 mes escaso) que intuyo va a salir por estas fechas con ocasión de las próximas elecciones municipales. Tengo experiencia porque he tenido oportunidad, en elecciones pasadas, de cubrir ese puesto de trabajo al que, años atrás, se accedía por una bolsa de empleo propia del organismo competente. Dicha bolsa ya no está vigente y los escasos puestos que puedan salir en estos tiempos de recortes se cubren a través de las oficinas públicas de empleo. En esta ocasión me dicen que sí, que el compañero de la mesa 5 es quien lleva esa oferta de empleo y, tras esperar mi turno, me siento al otro lado de la mesa. Maneja los papeles y el teclado con soltura pero en cuanto le explico mi demanda pone los ojos en blanco y empieza a palidecer. Me pide el dni para acceder a mi ficha y comprueba que llevo demandando empleo desde el 2013. Mal asunto, me explica. En este caso, tiene orden de seguir un protocolo por el cual ha sacado un listado con los 40 candidatos más antiguos que tengan en su ficha de demanda de empleo el código 43011025 : “operadores-grabadores de datos en ordenador”. Para quien no esté habituado a frecuentar este tipo de recursos, el Instituto Aragonés de Empleo en su gestión de demandas, te ofrece la opción de crearte tu ficha personal a la que sólo puedes añadir 6 solicitudes de empleo con unos códigos y una forma de buscarlos que, a mi modo de ver, dejan mucho que desear y que necesitarían una intensa actualización. La semana anterior había ido a informarme sobre qué código necesitaba para ese puesto de trabajo pero, mala suerte, la compañera que me atendió no acertó y me puso uno que no era el que finalmente, quien se haya encargado de poner el dichoso código (esa mano negra y misteriosa) ha decidido que era el más adecuado. Rápidamente, decidimos entre los dos quitar el que menos me puede interesar en ese momento para dejar hueco entre los seis elegidos y poder meter el solicitado. Sin embargo, me falta otro requisito y es estar entre aquellos 40 aspirantes que conforman el listado. Basándose en ese criterio de antigüedad, la horquilla se queda en julio de 2010, es decir que “los elegidos” llevan sin trabajar y demandando empleo desde ese fecha o antes… Y aquí viene el desenlace. Me cuenta que, en lo que lleva de mañana y antes de mi, ya ha visto llorar a dos personas: una de ellas pidiéndole por favor que le incluyera en el listado porque le interesaba mucho el trabajo pero no reunía las condiciones y otra para que le quitara porque no estaba interesada en ese puesto de trabajo y, sin embargo, estaba obligada a presentarse porque no podía alegar baja médica ni nada parecido. “Con lo fácil que podríamos hacerlo: tu vienes, me dices que te interesa y te mando y lo difícil que nos lo hacen hacer”. Sin derramar una lágrima y muy dignamente, recojo esa frase, mi dni y le deseo una buena mañana.

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: