Canal RSS

SAN VALENTIN

Publicado en
SAN VALENTIN

Mis padres se conocieron en la Casa de Andalucía. Imagino que, en mitad de la década de los sesenta y en Zaragoza, una forma de pasar la tarde era acudir a un local donde se organizara algún baile y eso es lo que hicieron una chica de un pueblecito de Teruel con sus amigas y un mozo de las Cinco Villas con sus amigos. Mi padre, después de la mili, se vino a Zaragoza a trabajar en el Servicio Nacional de Trigo. Imagino que, en aquellos tiempos, los únicos gimnasios que había eran aquellos dedicados al boxeo, deporte bastante más popular que ahora, por lo que le he oído en alguna ocasión, cuando nombraba con verdadera admiración a leyendas como Cassius Clay o Perico Fernández. Mi padre no necesitaba gimnasios, cargando y descargando sacos de harina a la espalda hacía todo el ejercicio necesario para mantenerse en forma. Puedo imaginarle acercándose a mi madre para sacarla a bailar y ella, incapaz de negarse, iniciar una amistad que acabaría en boda. Mi madre trabajaba sirviendo, en casa de unos ganaderos, una buena familia con hijos, hijas, yernos, nietas… Mucho trabajo, así que era la chica que ayudaba a la señora y a las hijas de la casa con toda la organización doméstica. Allí mi madre comenzó a hacer sus pinitos como la grandísima cocinera que ahora es. Y mi padre, a su manera, fue el mejor comensal que una buena cocinera puede soñar.

La complicidad que siempre vi en mis padres es algo que recuerdo con emoción y admiración. Juntos en las duras y en las maduras, pero siempre juntos, siempre unidos. Hace unos días el Papa Francisco nos dejaba otra de sus perlas. Hablaba a los padres de unos niños de catequesis diciéndoles “nunca terminéis el día sin hacer las paces, al menos con un gesto”. Algo parecido escuché hace ya bastante tiempo en una entrevista, seguramente en la radio, a Josefina Aldecoa. Josefina sólo pudo disfrutar de su matrimonio con el escritor Ignacio Aldecoa diecisiete años, pero contaba que en todos esos años, jamás se habían ido a la cama enfadados. Pienso en mis padres y aunque recuerdo problemas, preocupaciones y diferencias de opiniones, me cuesta imaginar que ellos se marcharan a la cama reñidos una sola noche.

Dónde más he visto reir y disfrutar a mis padres ha sido en torno a una mesa, a un buen rancho en el corral del pueblo o a unas parrillas en el campo, compartiendo comida, canciones y risas con el resto de la familia, con mis tíos, a los que luego se unieron mis suegros, con vecinos y amigos. Pero lo que más me gustaba era ver a mis padres juntos en el baile del pueblo. Estoy segura que aquel primer baile sería mucho más espontáneo, donde los nervios por el primer contacto harían que hubiera más de un pisotón… o quizás no, igual estaban hechos el uno para el otro y el destino los unió aquella tarde de domingo en un baile perfecto para siempre.

Mis padres en su viaje de novios en Barcelona. Un recuerdo divertido de dónde se conocieron. Olé!

Mis padres en su viaje de novios en Barcelona. Un recuerdo divertido de dónde se conocieron. Olé!

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. Qué historia de amor tan bonita!!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. Pingback: DE COMO EL AZUCAR EN EL CAFÉ REMUEVE RECUERDOS | El Blog de Juliette Tourmalet

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: