Canal RSS

QUERIDO ATTICUS

Publicado en
QUERIDO ATTICUS

Recuerdo el día de Reyes cuando tenía 10 años. No recuerdo qué me dejaron los Reyes en casa aquel día, no sé si fue el año del traje para la Nancy, con unas fantásticas botas blancas a lo Twiggy o fue el año del Cinexin, puede que sí. Lo que sí recuerdo es que aquella tarde mis padres habían quedado a merendar con unos tíos segundos, unos primos de mi madre con los que no nos veíamos muy a menudo pero que, las veces que lo hacíamos, eran como una fiesta. Me sorprendieron con un par de libros. Supongo que aprovecharon la festividad del día para demostrar una vez más tanto cariño, en forma de petición por carta a los Reyes Magos de un regalito para mi.

Uno de los libros era el primero de Los Hollister, una colección de libros al estilo de Los Cinco pero como protagonistas una familia americana. Para aquellos años de tan sólo dos cadenas de tv, cuando Disney Channel ni la imaginábamos, era la mejor manera de conocer la forma de vida y tradiciones de otras culturas y países. Todo un descubrimiento. A ese primer libro siguieron otros de la misma colección en los sucesivos cumpleaños y Reyes hasta conseguir un número suficiente para poder intercambiar con otros niños de clase también enganchados a las aventuras de Pam, Holly, Ricky y compañía.

El segundo libro era Miguel Strogoff, de Julio Verne. No sé cómo pudieron llegar a pensar que las aventuras y calamidades de aquel soldado ruso podían interesar a una niña de 10 años, pero acertaron completamente ¡Gracias tío P!. A partir de entonces mi horizonte lector se amplió de una manera desbordante, mágica y totalmente embriagadora. A las lecturas de la época donde la autora Enid Blyton ganaba por goleada con todas sus colecciones, se sumaron las inolvidables Mujercitas y sus secuelas Aquellas Mujercitas, Los muchachos de Jo…. (Todas quisimos ser Jo en algún momento: cortarnos la larga melena para vender el pelo y ayudar a aquella familia, correr a zancadas y escribir y dirigir apasionantes obras de teatro). Luego llegarían las novelas de Agatha Christie (menudo verano de intrigas y suspense) y Matar un ruiseñor, el libro que encontré en la estantería de mis padres y que cambió para siempre mi forma de querer y entender a las personas… Atticus Finch… mi héroe. Hace unos veranos lo volví a recuperar de la misma estantería y desde entonces hace compañía al resto de libros en mi casa. No podía faltar, lo necesitaba cerca, mezclado con todos esos libros que, poco a poco, han ido formando parte de nuestras vidas, sólo que ahora tiene el valor añadido de esas hojas amarillentas que únicamente proporciona el paso del tiempo y cierto abandono que no estoy dispuesta a consentir.

Matar un Ruiseñor

“… antes de poder vivir con otras personas tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno.”

 

 

La película. Sólo sus títulos de crédito son una auténtica maravilla.
Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

Un comentario »

  1. Pingback: SOMOS LO QUE LEEMOS | El Blog de Juliette Tourmalet

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: