Canal RSS

CON LA A…

Publicado en
CON LA A…

“Arriba, mi niña, que te esperan los libros y ya queda menos para los exámenes” Se quejaba Raquel de que le había despertado su madre a las siete de la mañana para ponerse a estudiar esos exámenes de recuperación con los que, algunos estudiantes, dan por finalizado un verano duro del que hubieran prescindido gustosamente de la tortura de cargar con los libros de texto en la maleta.

Y así es… como yo le decía: las madres nos creemos unas cheerleaders a tiempo completo. Todo el día, todos los días del año, jaleando y animando, pompones en mano, no ya a los hijos sino a toda la familia en general.

Hace unos días, viendo a L bailar con su grupo folclórico por primera vez, me preguntaba si habría llegado a ese escenario si yo le hubiera hecho caso hace unos nueve o diez años cuando, cansada del curso, del esfuerzo y del compromiso, se quejaba de que ya no quería seguir haciendo jota y “que la borrara”. La verdad es que, en este caso, creo que fue la única vez que me lo pidió. No me lo puso muy difícil. Sólo tuve que sacar los pompones unos cuantos días, hasta la vuelta de vacaciones en la que ya se le había olvidado el cansancio y no puso trabas a volver a hacer esa actividad. Lo de levantarse por las mañanas para ir al colegio es otra cosa… Allí si que hay que tener los pompones a mano y jalear con todo tipo de argumentos los beneficios de asistir al colegio con una cierta continuidad.

Mientras son pequeños, entre que nuestros pompones son nuevos y nuestras energías frescas, el asunto resulta mucho más sencillo. Cualquier argumento, por muy incoherente que resulte en ese momento, vale. Pero, ¡ay, cuando se hacen mayores! El tema se complica. Contraatacan, a veces, con una retórica que para sí la quisieran muchos de nuestros diputados en las tediosas sesiones de congreso. Pero nosotros, adultos y, por lo tanto, con una cierta “mili acumulada”, no podemos (ni debemos) darnos por vencidos a la primera de cambio.

Con esto no quiero desanimar a nadie, al revés (y vuelvo a sacar mis pompones, recién lavados aunque, quizás se me fue la mano con el suavizante, *guiño-guiño*). Simplemente me gustaría animar, a los que tenéis hijos pequeños, a que seáis constantes con ellos y no os dejéis desarmar a la primera de cambio, aunque estéis cansados, haya sido un día duro en la oficina o estéis hasta el gorro de andar con vuestro hijo de aquí para allá (yo, en las esperas de actividades, he tenido conversaciones maravillosas con personas que luego incluso se han convertido en amigas o momentos de lecturas y reflexiones o, simplemente, he aprovechado para completar la lista de la compra semanal). Y, a los que tenéis hijos más mayores, escuchadles, comprendedles, compartid con ellos vuestras propias reflexiones y, si llega el momento, dejadles equivocarse pero siempre teniendo a mano esos pompones recién lavados (y si no, compráis unos nuevos, que no cuestan tanto) para seguir animándoles y jaleándoles hasta el final del partido o el final de la meta.

En la imagen, grupo de mamis animando a sus chicos en la puerta del cole cada mañana.

En la imagen, grupo de mamis animando a sus chicos en la puerta del cole cada mañana.

 

Posdata 1: A Raquel, Alba, Jorge, Silvia… ¡Ánimo con esas recuperaciones! Que se note el esfuerzo del verano y… ¡por favor!, no les volváis a dar a vuestros padres otro veranito como este… (*guiño-guiño*)

Posdata 2: ¡Que oportuna esta entrada! Con la polémica de los “comentarios machistas” del speaker en el Mundial de Basket… En el Basket Cai Zaragoza ya tenemos chicos en el conjunto de las-los cheerleaders y, sinceramente señores, que estamos en 2014… Y los speakers que filtren un poco sus pensamientos antes de lanzarlos por el micrófono porque siempre habrá susceptibilidades que herir.

Anuncios

Acerca de Carmen Calvo

Aprendiz de todo y maestra de nada. Tranquila en las distancias cortas aunque inquieta de mente. ¿Mi super-poder? Buscarás, buscarás y, al final, lo hallarás.

»

  1. Lo cierto es que tienes razón, siempre nos fijamos y aplaudimos los logros en los demás, pero nunca nos acordamos o agradecemos a todas las personas que han estado incondicionalmente allí, animando, con buenas palabras y sobre todo ayudando. Lo cierto es también que yo te imagino todo el día con los pompones, animando a J y L, mientras JL os deleita con alguna de sus somarderías más divertidas. ;-P

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. Me ha encantado.
    Yo como madre no tengo mucha experiencia en eso de los pompones, pero como amiga pienso buscarme unos preciosos por si en algún momento de flaqueza se te pasara por la cabeza dejar de escribir, muac. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  3. Pingback: FIN DE CURSO | El Blog de Juliette Tourmalet

  4. Pingback: LAS PIEDRAS FORMAN PARTE DEL CAMINO | El Blog de Juliette Tourmalet

Si a ti también te remueve algo de lo que acabas de leer, no te lo quedes dentro, compártelo, que me hace ilusión ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

PASIÓN POR EL CINE CLÁSICO

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Antonio Muñoz Molina

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Tócala otra vez, Sam

El blog de Chema González

El Blog de Pepa Torres Pérez

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

“La mayoría de las personas que caminen detrás de mí serán niños, por lo que mantendré los pasos cortos” Hans Christian Andersen

plandempleo

Blog de Elena Ariño Lecina

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

Innisfree

Un blog sobre Irlanda, de Chesús Yuste

El sitio de mi recreo

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

Fernando Rivarés

Reflexiones de una maña ligeramente afrancesada.

A %d blogueros les gusta esto: